terapias asistidas por mascotas
23 Mar

Beneficios de las terapias asistidas por mascotas

  • 387

Las terapias asistidas por mascotas han cobrado especial relevancia en las últimas décadas. Sin embargo, el origen de estas experiencias se remonta a finales del siglo XVIII en Inglaterra, cuando un centro para personas con problemas emocionales introdujo conejos y aves de corral para su cuidado por parte de los pacientes.

No obstante, fue a partir de los años 50 cuando se comenzó a hacer estudios al respecto y ya a partir de la década de los 70 y 80 muchos psicólogos y psiquiatras incorporan mascotas, principalmente peros y gatos, en sus sesiones de psicoterapia, ya que se consideran probada su contribución a la mejoría de sus pacientes.

Qué son las terapias asistidas por mascotas

La Terapia Asistida por Animales de compañía (TAA) es una intervención con animales que plantea un objetivo terapéutico específico, con un animal específicamente seleccionado para desarrollar  el programa de intervención.

El objetivo es la mejora del paciente, ya sea física, emocional, social o cognitiva.

Los animales han sido seleccionados previamente como idóneos para realizar esta actividad y han superado pruebas que acreditan su buen estado de salud y comportamental.

Hay que dejar claro que las terapias asistidas por mascotas no sustituyen a ningún otro tipo de terapia sino que se utiliza al animal como un instrumento más en la terapia para conseguir sus objetivos.

terapias asistidas por mascotasTerapia con perros: la más frecuente de las terapias asistidas por mascotas

Sobre los perros se ha escrito mucho, pero la frase “el mejor amigo del hombre” ya define el tipo de relación que hemos establecido ambas especies, así que entra dentro de toda lógica incorporar a los canes en la terapia psicológica.

Dentro de las terapias asistidas por mascotas el animal que más se utiliza es el perro. Esta terapia aporta beneficios físicos, psicológicos y sociales. Estas mascotas representan un vínculo extraordinario entre el terapeuta y el paciente que puede hacer más efectiva la terapia.

Las sesiones pueden ser individuales o en grupo y los pacientes que pueden beneficiarse de esta terapia asistida por mascotas (en este caso perros) van desde niños a personas mayores, pasando por adolescente y adultos, no hay restricciones de edad.

¿Qué pacientes pueden beneficiarse de una terapia asistida por perros?

Hay muchos colectivos que pueden obtener beneficio de una terapia con perros. Destacamos a continuación solo unos cuantos:

  • Personas mayores con alzhéimer.
  • Enfermos de SIDA.
  • Niños autistas.
  • Niños con déficit de atención
  • Pacientes con depresión.
  • Personas con baja autoestima.
  • Personas mayores que están solas.
  • Problemas de autoestima y sociabilidad.

En general la terapia asistida por perros puede proporcionar beneficios de diferentes tipos. Por ejemplo:

Beneficios psicológicos

  • Mejora la autoestima y la autonomía personal.
  • Reduce los estados depresivos y de ansiedad.
  • Mejora el estado de ánimo general.
  • Combate la soledad.
  • Favorece el trabajo mental

Beneficios psicomotores

  • Estimulación motriz a través de determinadas actividades (por ejemplo, cepillar)
  • Fortalece los músculos y aumenta las destrezas motrices.
  • Mejorar la coordinación y la motricidad fina.

Beneficios educativos

  • Potencia las habilidades sociales y de comunicación (fomenta el contacto social y físico directo).
  • Ayuda a entender la importancia de la colaboración.
  • Trabaja el sentido de la responsabilidad.
  • Reduce conductas no deseadas.

terapias asistidas por mascotasTerapia asistida con gatos, gatoterapia

En las últimas décadas se ha hablado bastante de las propiedades antiestrés de los gatos para las personas. Este tipo de terapia va dirigida precisamente a disminuir la ansiedad y el bajo estado de ánimo gracias a la compañía de gatos domésticos.

Su colaboración en condiciones de terapia puede contribuir a mejorar la salud física y mental y la calidad de vida. Parece increíble que el mero contacto con un gato pueda ser beneficioso para nuestra salud, pero así es. Incluso el ronroneo de los gatos produce un efecto positivo en el ánimo de las personas y proporciona confianza.

Acariciar a un gato puede contribuir a reducir los niveles de estrés. Ocuparse de un gato u otras actividades como tener que recordar su nombre, mimar, acariciar o cepillar al animal puede suponer una gimnasia mental y motriz que puede ayudar especialmente a los ancianos.

Como en el caso de los perros, los gatos son entrenados para la terapia.

Las terapias asistidas con gatos han demostrado su eficacia en:

  • Personas con discapacidades físicas o psíquicas
  • Trastornos emocionales o psíquicos.
  • Niños autistas
  • Síndrome de Down
  • TDAH (trastornos de déficit de atención).
  • Trastornos de conducta en niños.
  • Problemas de autoestima.
  • Personas mayores con alzhéimer.
  • Ancianos en residencias geriátricas.

Beneficios principales de la terapia asistida con gatos

  • Disminuye niveles de estrés y ansiedad
  • Potencia la empatía.
  • Acariciar a un gato y hablarle disminuye la tensión arterial.
  • Mejora de autoestima.

Las terapias con perros y gatos no son las únicas que utilizan animales, pues hay más casos entre los que se encuentran las terapias con delfines o con caballos, pero lógicamente las más populares en nuestra sociedad son las  que incorporan a perros y gatos.

especies-veterinarios