embarazo psicologico en las perras
16 Mar

El embarazo psicológico en las perras

  • 202

Un alto porcentaje, en torno al 65% de las perras que no han sido esterilizadas padecen el llamado embarazo psicológico o pseudogestación canina.

No se trata de una enfermedad ni de una alteración psicológica, como muchas veces piensan los propietarios, sino de un desajuste hormonal que tienen las perras después del celo. Lo explicamos a continuación.

¿Qué es el embarazo psicológico en las perras?

El embarazo psicológico en las perras es un desajuste hormonal que se produce normalmente un mes y medio o dos meses  después del celo y que supone una preparación para el parto, aunque este no vaya a producirse dado que la perra no está gestante.

Los expertos aseguran que el embarazo psicológico en las perras es un mecanismo de supervivencia propio de su especie. Gracias a este mecanismo, una hembra en condiciones salvajes, sería capaz de criar adecuadamente una camada aunque la madre biológica hubiera muerto. Es un comportamiento que también se presenta en otras especies como los lobos.

Síntomas del embarazo psicológico en las perras

El embarazo psicológico en las perras provoca tanto síntomas físicos como cambios en su conducta. Entre los principales síntomas de este trastorno hormonal encontramos los siguientes:

Síntomas físicos

  • El primer síntoma en aparecer suele ser la subida de leche o lactancia de pseudogestación.
  • Haya producción de leche o no existe un aumento del tamaño de las mamas que puede desencadenar problemas de salud, como la mastitis (infección e inflamación de las mamas) o quistes en el tejido mamario.
  • Ausencia de menstruación.
  • Vientre agrandado.

Cambios conductuales

  • En el plano comportamental el animal actúa como si tuviera cachorros. Esto les puede llevar a adoptar muñecos u otros objetos y tratarlos y cuidarlos como si fueran sus hijos.
  • Inquietud, nerviosismo.
  • Gemidos constantes como si la perra llorara.
  • Rascado de suelo y paredes.
  • Agresividad para proteger a sus supuestos cachorros.
  • Se niega a salir a pasear.

Esterilización preventiva para evitar el embarazo psicológico en las perras

Por regla general los síntomas suelen desaparecer transcurridos entre diez días y tres semanas. Sin embargo, determinados casos de embarazo psicológico requieren tratamiento específico, cuando hay una excesiva producción de leche, ya que pueden generar problemas derivados, como los ya comentados de mastitis o quistes e incluso trastornos de conducta graves.

Por ello, si detectamos alguno de estos síntomas debemos acudir al veterinario para que determine si realmente se trata de un caso de embarazo psicológico y que nos indique los pasos a seguir para su tratamiento. Dependiendo de la gravedad de la sintomatología el veterinario nos indicará cómo actuar.

Como veterinarios nuestra recomendación es la esterilización preventiva después de haber tenido el primer celo, siempre y cuando no tengamos pensado criar. De esta forma evitaremos las complicaciones que puedan derivarse de un embarazo psicológico en las perras.

Si tienes dudas o sospechas que tu perra puede tener un embarazo psicológico, ven a vernos y resolveremos el problema. Estaremos encantados de atenderte.

especies-veterinarios