flutd
04 Feb

FLUTD: a mí gato le cuesta orinar, ¿debo preocuparme?

Es muy frecuente escuchar esta pregunta en la clínica veterinaria, y la respuesta es sí, cualquier señal que nos haga pensar que nuestro gato no orina correctamente debe preocuparnos.

Muchas veces simplemente observamos que acude muchas veces a la caja de arena o que emite sonidos, como maullidos fuertes, cuando intenta orinar. Otras directamente no vemos que moja la arena en un día o varios. Esto último se considera una urgencia, nunca debemos dejar al animal sin orinar un día, muchas veces tenemos serias complicaciones al no darle su debida importancia están varios días sin orinar.

FLUTD: enfermedad del tracto urinario inferior felino

Este problema se denomina FLUTD (son las siglas en inglés que significan enfermedad del tracto urinario inferior felino). ¿Por qué ocurre? Pues hay múltiples causas, entre las cuales comentaremos a continuación las más frecuentes:

Cistitis idiopática felina: es un proceso inflamatorio no infeccioso donde el estrés es nuestro peor enemigo. Es una enfermedad crónica recurrente, lo que quiere decir que el animal alterna periodos de remisión y recaídas provocadas por factores estresantes.

Para poder diagnosticar CIF se debe realizar un análisis de orina donde determinaremos que la orina es normal (sin infección ni cristales), radiografías y ecografías del tracto urinario (desde los riñones hasta la vejiga y uretra, pasando por los uréteres) sin anomalías. Entonces, ¿cómo podemos luchar contra esta enfermedad? Eliminado los factores estresantes y enriqueciendo su ambiente, mediante lugares donde el animal pueda esconderse, escalar, jugar… poniendo a su disposición varios bebederos por la casa para aumentar su ingesta de agua, y si hay varios gatos también es muy recomendable poner varios areneros en diferentes lugares. A todo esto, en los periodos de recaídas también es necesario establecer un tratamiento médico para solucionar la inflamación / obstrucción de las vías urinarias.

Tapones uretrales: son sustancias que pueden obstruir total o parcialmente la uretra, sobre todo en gatos machos, formados por una mezcla de sangre, restos de tejidos blandos y células inflamatorias, no observándose en todos los casos presencia de cristales. En estos casos es importante actuar con rapidez, sobre todo si la obstrucción es total, restableciendo la diuresis del animal, es decir, conseguir que orine y vacíe la vejiga, además de hidratar al animal y controlar que no se haya producido daño renal, ya que si una vejiga llena está mucho tiempo sin vaciarse puede general presión hacia el riñón por el flujo de la orina y dañarlo, además de poder producirse una rotura de la vejiga.

Urolitos: también nos referimos a ellos como “piedras”. Son la formación de sedimentos en el tracto urinario,  si el sedimento es microscópico (que no se ve a simple vista) se define como cristales, si es macroscópico (se ve sin necesidad de microscopio)  como urolito.

Cristales de estruvita

Cristales de estruvita vistos al microscopio

Los cristales más frecuentes son los compuestos por estruvita u oxalato cálcico, no obstante, existen otros. En estos casos, además de tratar los problemas que ocasionan su presencia, como inflamación e infección en algunos casos, es muy importante dar una dieta específica para poder disolverlos, según la composición del cristal tenemos piensos comerciales especialmente formulados para ello. Además, es interesante fomentar la ingesta de agua como hemos mencionado anteriormente, poniendo varios bebederos, preferentemente con agua de baja mineralización, o incluso fuentes de agua, ya que a muchos gatos les gusta beber de ellas y los estimulamos para que beban.

especies-veterinarios