Ingestión de cuerpo extraño
09 Mar

Ingestión de cuerpos extraños: solución médica y quirúrgica

La ingestión de cuerpos extraños (piedras, gomas, juguetes, ramas….) es algo muy frecuente en perros y, a veces, en gatos. En muchas ocasiones podemos ayudar con cuidados médicos y dietéticos a que estos cuerpos extraños se eliminen sin necesidad de intervención quirúrgica. Las posibilidades de eliminación de los cuerpos extraños muchas veces supera nuestras expectativas. Por ejemplo, un perro que se traga una aguja seguramente la elimine sin necesidad cirugía. Pero a veces sucede lo contrario, y pensamos que va a eliminar fácilmente algo que se ha tragado y no es así… por ejemplo una cuerda, un calcetín o un hueso de pollo o melocotón…

Por esto, es interesante valorar los posibles daños que puede causar lo que haya ingerido, valorar las perspectivas de expulsarlo sin complicaciones, valorar el estado del animal que tratamos… y con todo esto tomar una decisión.

Dos casos distintos de ingestión de cuerpos extraños

Os presentamos dos casos:

–  En el primer caso, el perro ha hecho una ingestión masiva de arena que produce una obstrucción evidente en la radiografía. Muchas veces en estos casos el perro acaba en la mesa de quirófano, pero en este caso en concreto la arena transitó y no hubo que operar. En este caso os enseñamos una radiografía que a simple vista parecía que iba a acabar en la mesa de quirófano, pero finalmente pudimos evitarlo con medicaciones y dieta.

Ingestión de cuerpo extraño

 

– El segundo caso es el de un perro que rompió una pelota de tenis y se la tragó a fragmentos. En este caso sí que hubo que operar pues, tras realizar las valoraciones oportunas y medir el tamaño de los fragmentos, concretamos que era muy poco probable que expulsara los fragmentos que tenía en estómago e intestino delgado.

Aquí os enseñamos una foto de la cirugía en el momento de extraer uno de los fragmentos así como un vídeo que ilustra cuándo sacamos otro fragmento.

Vídeo de la cirugía:

especies-veterinarios