Cirugía de tejidos blandos y traumatología

Cirugía de tejidos blandos y traumatología

Cirugía de tejidos blandos y traumatología

La experiencia en la realización de más de 6.000 cirugías en animales de compañía con unos resultados inmejorables es una de las garantías más sólidas que ofrece nuestro centro.

Tenemos el orgullo de ser centro de referencia para otros centros veterinarios cuando la dificultad quirúrgica así lo requiere.

La cirugía es una de las ramas de la medicina veterinaria que requiere más cuidado y estudio pues de nuestro buen hacer depende en muchos casos la vida del animalito que estamos operando.

Experiencia y elevada formación quirúrgica

En este sentido, en Especies Veterinarios disponemos de un quirófano perfectamente equipado con monitorización multiparamétrica, anestesia inhalatoria con ventilación en caso necesario, instrumental para cirugía y microcirugía, equipos de cirugía que minimizan el sangrado en las intervenciones quirúrgicas (electrobisturí)…

En cualquier caso, lo más importante de un quirófano es el personal humano (auxiliares, anestesista y cirujano). En este sentido, la experiencia diaria de más de 15 años y una elevada formación acreditada (Postgrado en Cirugía y Traumatología, Experto en Cirugía y Traumatología, cursos y experiencia en microcirugía) hacen que sea esta área una de las más reconocidas por nuestros clientes y por centros que nos remiten casos con elevada dificultad quirúrgica.

También disponemos de endoscopia flexible en casos que requieren diagnósticos y/o tratamientos por mínima invasión.

Tipos de cirugía

Las cirugías que realizamos las podemos dividir en 3 grupos:

  • Cirugías preventivas: Esterilizaciones de animales de compañía (castración de machos y esterilizaciones de hembras), cirugía de paladar en perros braquicefálicos (bulldog inglés, bulldog francés, carlino…)
  • Cirugías curativas: cirugías que se realizan para mejorar o curar una patología o enfermedad (cirugías de fracturas de huesos, cirugía oncológica, atropellos, mordeduras…)
  • Cirugías paliativas: se realizan, ya no para curar a la mascota, sino para mejorar su calidad de vida, siempre y cuando estén justificadas médicamente (ciertas cirugías oncológicas).

Siempre, antes de entrar a quirófano, es muy importante la realización de pruebas preanestésicas (buena exploración clínica, analíticas, electrocardiograma, radiografías, ecografías… según cada caso) con la idea de entrar a quirófano con el paciente correctamente evaluado para minimizar los riesgos anestésicos y establecer unas perspectivas claras de curación después de la cirugía.