procesionaria
06 Mar

Cómo prevenir la intoxicación de nuestro perro con la procesionaria

  • 718

En otro artículo de este blog tratamos hace tiempo las consecuencias que puede tener para nuestros perros el contacto con los pelos urticantes de la procesionaria del pino. Te advertíamos de que había que actuar con carácter de urgencia en caso de que tu perro huela, muerda, roce o lama una de estas orugas y llevarlo inmediatamente al veterinario. El diagnóstico temprano es crucial en esta patología.

La procesionaria: una plaga muy común en España

La procesionaria u oruga del pino es frecuente en los bosques de pinos del centro y del sur de Europa y también se puede encontrar, aunque en menor medida, en otros árboles como cedros y abetos.

España es uno de los países donde más extendida se encuentra esta plaga, siendo la zona más afectada la del sur de Europa.

Cómo prevenir el contacto de nuestro perro con la procesionaria

No es fácil evitar que nuestro perro entre en contacto con esta oruga, sobre todo ahora que llega el buen tiempo y especialmente si disfrutamos dando largos paseos por el campo con nuestro mejor amigo. Corremos el riesgo de que se intoxique con esta oruga. Así que vamos a ofrecer en este artículo una serie de pautas que pueden ayudar a evitar dicho contacto.

  • Como medida drástica pero sin duda segura, evitar los paseos por zonas de pinos entre los meses de febrero a abril. Procurar no acceder a zonas donde haya pinares.
  • En cualquier caso, durante la temporada en la que las orugas bajan de los árboles debemos evitar que los perros vayan alrededor de los pinos en los que se observe nidos de procesionaria en sus ramas. Durante la primavera hay que estar especialmente alerta frente a este problema, tener un cuidado especial, y aumentar la atención hacia lo que nuestro perro se mete en la boca.
  • Otra medida útil es llevar atada a nuestra mascota en estas zonas para así poder controlar mejor adónde se acerca.
  • También se puede luchar contra el parásito. En el caso de que los pinos se encuentren dentro de nuestra propiedad debemos proceder a la eliminación de los nidos, cortar las ramas con bolsas de procesionaria, quemar los nidos…
  • Otra posibilidad para conseguir la eliminación de la procesionaria y evitar el contacto con nuestro perro es el uso de insecticidas. Si tienes pinos en tu chalet, se recomienda hacer tratamientos preventivos de fumigación. Para ello lo más recomendable es contratar una empresa especializada y se aconseja hacerlo entre los meses de septiembre y diciembre.

 

especies-veterinarios