04 May

Como prevenir riesgos en nuestro hogar para nuestras mascotas

Si tienes una mascota o estás pensando darle la bienvenida a un animal de compañía una a tu hogar debes tener en cuenta que una vivienda puede esconder peligros y que es importante prevenirlos en la medida de lo posible para garantizar la comodidad y seguridad de nuestro nuevo compañero.

Peligros más frecuentes que puede tener nuestro hogar para nuestras mascotas

Estos son algunos de los peligros que una mascota puede encontrar en una vivienda.

Caídas

Si has tenido alguna mascota ya sabrás lo curiosas que suelen ser. Les gusta explorarlo todo, subirse a todos los sitios, esconderse  en los lugares más inverosímiles…

Así pues, elementos como escaleras, balcones, puertas y ventanas que estén abiertas pueden darnos más de un disgusto en forma de lesiones graves e incluso peores consecuencias.

En el caso de las escaleras puede ser recomendable instalar barreras protectoras para que el animal no se lastime al subir y bajar. Esto puede valer para gatos y para perros. Ya sabemos de la legendaria agilidad de los felinos, pero no conviene confiarse. Puede que casi siempre caigan de pie, pero hay alturas realmente peligrosas y además no siempre caen en el mejor lugar.

Quizá hayas oído hablar de los “gatos paracaidistas”. Al respecto escribimos un artículo en este mismo blog que recomendamos leer si se buscan soluciones para este problema. Sobre todo cuando hace buen tiempo los gatos son más propensos a asomarse o hacer equilibrios sobre lugares peligrosos, siendo las fracturas de cadera, de tibia o mandíbula las lesiones que atendemos más frecuentemente en estos felinos. Sin embargo, el de las caídas es un problema que también puede afectar a perros, tortugas, hurones y otras mascotas.

Un consejo obvio es mantener las ventanas cerradas, pero esto no siempre es posible, sobre todo en verano. En estos casos puede ser recomendable la instalación de mosquiteras en las ventanas.

riesgos en el hogar

Quemaduras

Uno de los lugares de la casa que pueden ser más peligrosos es, sin duda, la cocina. Cualquier cosa que les llame la atención, desde un cuchillo al mango de una sartén con aceite hirviendo puede lastimar a nuestra mascota. Conviene estar muy atentos cuando nuestro amigo ronde por la cocina para no dejar nada a su alcance con lo que se pueda lastimar.

En las épocas de frío hay que tener cuidado con las estufas, también con los perros pero sobre todo en el caso de los gatos, que toleran muy bien las altas temperaturas, pero corren el riesgo de quemarse bigotes, patas o de tener cualquier accidente.

Electrodomésticos

Los peligros de la electricidad para nuestras mascotas pueden tener consecuencias muy graves. Muchos accidentes se han producido al tener electrodomésticos, radiadores o cualquier aparatos eléctricos conectados cuando algún perro o gato ha decidido mordisquear o arañar el cable. Hay que procurar no dejar ninguno a su alcance.

Intoxicaciones y otras ingestas peligrosas

En su ánimo de explorarlo todo  también les gusta probar nuevos sabores. Cuidado con productos de limpieza, medicamentos, insecticidas, restos de alimentos, basuras varias…, ya que su ingesta puede tener consecuencias fatales para nuestros animales.

Además de las intoxicaciones, cuidado con otras ingestas: cintas, papeles de regalo, hilos de coser, alfileres, servilletas, etc. Si vas a utilizar alguno de estos objetos ten cuidado de recogerlos bien y que no queden dando vueltas por la casa. La ingesta de cualquiera de estos objetos puede producir desde asfixia a vómitos, pasando por problemas digestivos, gastritis, obstrucciones, perforaciones de estómago o intestinos.

Y si antes hemos hablado de los gatos paracaidistas, mención especial en este apartado para el síndrome de los “perros aspiradora”. Los perros, en particular los cachorros, tienen una gran inclinación a comerse todo lo que encuentran a su paso, así que mucho cuidado.

Si sospechas que tu mascota puede haber ingerido cualquier objeto o producto perjudicial, acude rápidamente al veterinario.

 

especies-veterinarios